No somos de los mismos.

Aunque la mona se vista de seda, mona se queda.

Adagio popular

Cuántas veces no hemos escuchado al presi de México en turno decir esto. Para acto seguido demostrarnos que su dicho es una vil mentira. Una falacia dirán los versados.

Yo no soy anti López Obrador. Eso no quiere decir que entonces soy pro López Obrador. Ni mais. ¿Se puede no ser ni pro ni anti? Yo digo que sí. Estoy en un punto neutral que creo le hace bien a mi país.

“Achis, bájale dos rayitas”, dirá alguno por ahí.

Pos es que la verdad estoy convencido de que una posición neutra en estos momentos es lo mejor y lo que más nos conviene a todos cómo país, como nación, como sociedad. ¿Que por qué pienso así?, pues porque eso nos da la oportunidad de pensar, de reflexionar y de aquilatar.

Y otra vez, eso no significa que no me hierva la sangre cuando veo como con la mayor displicencia, el inquilino de Palacio Nacional dice o hace tremendas barrabasadas.

Por lo mismo, considero que el pecado más grande del ejercicio político que dizque emprendió este presi y su cauda de seguidores -muchos de ellos ciegos seguidores- es su falta de capacidad de autocrítica.

Nomás no hay faltas o errores en las acciones emprendidas o acometidas, no hay fallos en los puntos de vista expresados, muchos como cantaleta cansina cada mañana de cada día hábil desde hace tres años.

Y los que como yo deseamos el cambio pero se subieron a ciegas al carro auto llamado 4T y no le ven falta a los miles de hechos erróneos y por lo mismo, se abstienen consciente o inconscientemente de mencionarlos, creo que son los que más daño nos están haciendo.

Particularmente me sorprende de aquellos a quienes considero personas no sólo pensantes sino también muy decentes. Caricaturistas, analistas políticos, editorialistas y periodistas en general que da la impresión que apoyan las acciones del “presiso” sin corregirle ni puntos ni comas.

Hasta no deja de sorprenderme los malabares lingüísticos en los que caen, con tal de no “llevarle la contra” a Don López Obrador (y sí, ya sé que no puedo anteponer la palabra don a un apellido, pero qué creen, hoy me dieron ganas)

Creo que este gobierno de México necesita dosis ingentes de autocrítica. Aunque la verdad sea dicha, todos la necesitamos continuamente.

Si algún cambio deseo para mí país y mi sociedad, es justamente ese, qué sin dejar de pensar en las mejores soluciones para una sociedad que requiere muchos mejores balances y contrapesos, es ese, que a los que hoy detentan el poder, les entre una buena dosis de autocrítica y eso permita corregir rumbos y formas y resultados.

Que Diosito me oiga.

Monterrey, NL, 23 de agosto de 2021.

Publicado por JC Christy

Pasajero de esta nave llamada mundo,... deseoso de escribir, de compartir ideas, reflexiones, y lecciones aprendidas... con el reto de hacerlas sencillas e interesantes, buscando motivar, divertir, enseñar, aprender.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: