¿Será?

Sin así desearlo o planearlo, acabo de ver la película de Noé, con Rusell Crowe y un gran elenco.

Al terminar, me quedé pensando dos cosas.

La primera.

Si efectivamente todas las personas del mundo se ahogaron en aquel diluvio universal, entonces en realidad somos hijos y descendientes de Noé y su esposa y no de Adán y Eva, ¿no?

Y aunque entiendo que mas uno de ustedes pudiera argumentar que ellos a su vez venían de Adán y Eva y por lo tanto también nosotros, lo que queda claro del relato que acabo de presenciar en su versión Holywood 2014, (y que al menos en este punto es semejante a mis recuerdos de lo que leí en la Biblia) es que Dios quería acabar con todos todos y recomenzar la vida a partir de Noé y su mujer. Entonces en realidad, deberíamos considerarnos hijos de estos últimos y no de los primeros.

Me pregunto porqué la tradición católica y sus insignes representantes no hacen mayor incapie en este punto. Sin duda, extraño.

La segunda.

Me sorprendió que la dichosa arca, de acuerdo a la misma película, una vez pasada la tormenta que acabó hasta con las cucarachas, encalla en un lugar extraordinariamente parecido a Irlanda y muy poco parecido a Palestina. Como habrá llegado hasta allá, sin velamen, sin timón ni timonel.

Y bueno,  mejor ni les pregunto cómo habrán hecho para llegar al punto de arranque, animales que solamente se encuentran en la Isla de Tasmania o en Nueva Caledonia, por no mencionar a los que viven al norte del paralelo 80. Aunque de seguro la Congregación para la Doctrina de la Fé tiene abundantes respuestas para ello.

¿Será?

Monterrey, N. L. a 5 de agosto de 2015.

Un comentario en “¿Será?

  1. Muy posiblemente, la Iglesia Católica no dice que seamos hijos de Noé porque la Biblia misma tampoco lo dice.

    En todo caso, además de que el mismo Noé fue descendiente de Adán, hay varios puntos que no validarían que dijéramos que somos “hijos de Noé”.

    1. Noé llevó consigo a sus hijos Sem, Jafet y Cam. De Sem descendieron los israelitas y judíos, de ahí que también se les llame “semitas”;y otros pueblos del medio oriente. Por la Biblia misma e interpretaciones adicionales, se maneja que de Sem también provienen otros pueblos de Asia; que de Jafet provienen los pueblos europeos; y que de Cam, además de los canaanitas invadidos por los israelitas, provienen los pueblos egipcios y de Africa en general. Tanta precisión se debe principalmente a interpretaciones extra-bíblicas y no es del todo confiable. Por ejemplo, los afrikáners de Sudáfrica, justificaban que los negros, por considerarlos descendientes de Cam, el hijo maldito de Noé, merecían ser esclavizados, lo cual es totalmente falso e inaceptable. En todo caso, el punto es que quienes podrían considerarse como los “padres” de las naciones que surgieron, fueron más bien los hijos de Noé. Por cierto, Dios llama a bendición a todas las naciones de la Tierra, sin hacer excepción de ninguna (o acepción de personas).

    2. Después de todo, el exterminio no llegó a ser total. De los gigantes (‘nefilim’ en el hebreo original, que es “caídos”), se habla de ellos en relatos posteriores en el Pentateuco (Torá’ judío); así que hubo sobrevivientes.

    Respecto al arca, Dios mandó que subieran a ella animales de “cada especie”; por lo que esto no implica que tuviesen que subir todas las variedades de esas especies. Por otro lado, entendiendo que el diluvio fue un evento catastrófico (del cual se habla en otros relatos antiguos aunque con diferencias); y que según la Biblia misma, cambió radicalmente como era el mundo hidrológicamente (algo complicado de explicar), se especula que estuvo relacionado con la separación del continente unitario Pangea. Así pues, en vez de que esto ocurriera a lo largo de miles de millones de años, fue un evento catastrófico tipo película “Era de Hielo 3” o “2012”. De esta manera, no habría el problema de cómo subieron al arca animales dispersos en distantes continentes.

    En cuanto a donde encalló el arca, el punto es el Monte Ararat, el cual se ubica en Turquía y es un punto geográficamente alto y, por ende, frío.

    Y para terminar este largo comentario, más que esperar respuestas de órganos del Vaticano, lo que conviene es estudiar personalmente la Biblia. Por supuesto, esto dependerá mucho de la posición personal que se tenga sobre si es revelación de Dios o no.

    Ah, a propósito, la película que viste es sin duda espectacular. Pero tremendamente desviada de la Biblia. Entre muchas cosas: Se pinta a los nefilim como gigantes desgraciados víctimas de un Dios indigno de seguir, cuando ellos fueron los que sembraron la maldad que Dios quiso borrar. Y a un Noé como un loco sicópata que hasta a su nieto quería matar cuando no hay absolutamente nada de eso en la Biblia.

    Saludos.

    Me gusta

Responder a Edmundo Zugasti Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s