De chinos y más chinos (3a. parte del capítulo)

Cada cosa tiene su belleza, pero no todos pueden verla.  

Confucio.

Bueno, ayer me quedé en que iba a contarles acerca de la comida en la calle.

La verdad es que los chinos tienen una variedad de comida callejera del tamaño de su propio país y eso que visitamos pocos lugares. Así es que como dicen en mi pueblo, para muestra basta un botón.

El día lunes 28 de noviembre, la feliz esposa de su servidor y un servidor fuimos a un lugar llamado Zhujiajiao (se pronuncia rarísimo, no dejen de preguntarme como se dice cuando me vean algún día en persona). Este es un pueblo antiguo pero bonito y por lo tanto, totalmente turístico,… ubicado a poco más de media hora al oeste de Shanghái.

De hecho aquí sí se ve y percibe la China de las películas.

中国上海市上海青浦区朱家角

Así se escribe Zhujiajiao en chino, por si tenían la duda.

El caso es que este lugar es conocido por estar lleno de canales, a la Amsterdam, así es que fuimos a conocerlo. Y aunque el lugar es bastante menos pretencioso que la misma Amsterdam, sin duda es un sitio digno de visitarse.

Déjenme distraerlos un minuto y enseñarles estas imágenes del pueblecito tipo holandés en medio de la China.

Igualito que en Xochimilco
Igualito que en Xochimilco
Templo budista en Zhujiajiao 1
Templo budista en Zhujiajiao 1
Templo budista en Zhujiajiao 2
Templo budista en Zhujiajiao 2
Los camaradas de Mao
Los camaradas de Mao (todavía hay algunos por ahí)
¿Perro o pájaro?, a lo mejor es Súpercan
¿Perro o pájaro?, a lo mejor es Súpercan
En todo el mundo jugamos a lo mismo
En todo el mundo jugamos a lo mismo

Pero bueno, yo estaba hablando de comida de la calle, así es que permítanme ilustrarles con algunas fotografías más, lo que se encuentra uno en calles y callejones, como ya decía, de este pintoresco lugar. Y es que una imagen dice más de mil palabras, ¿verdad?

Comida china 6
Comida china 6

Lo que la señora está haciendo en la imagen llamada “Comida china 6” es rellenar una cosa parecida a una hoja de plátano (tipo tamal oaxaqueño) con arroz crudo y algunos trozos de cerdo que se nota que ya vieron sus mejores días y los aprieta bien dentro del envoltorio.

Comida china 7
Comida china 7

Pero para que este tipo de tamal chino quede en su punto, la matrona tiene que atarlo usando la boca como elemento esencial, tal como lo muestra la foto llamada “Comida china 7”. Esta acción seguro le añade al sabor final. El producto terminado se puede ver del lado derecho de la foto anterior.

Ahora bien, aclaro que las imágenes que siguen a continuación no son aptas para personas delicadas, ni de estomaguito sensible, así es que véanlas bajo su propio riesgo. No se valen ni reclamos, ni mentadas de madre posteriores.

Las siguientes imágenes llamadas “Comida china 8 y 9” tienen dos enormes ventajas. La primera es que retratan cosas indescriptibles y por lo mismo, me evitan dar una explicación, que además, no tengo.

La segunda y aun mayor ventaja, es que no reflejan los olores bastante desagradables que emanaban no solo de este puesto localizado a la vera de una callecita peatonal (aunque aclaro que en el corazón de Zhujiajiao todas las calles son callecitas peatonales) sino también del de los otros cuatrocientos puestos que de igual forma vendían estos objetos, por todo el pueblo.

Comida china 8
Comida china 8
Comida china 9
Comida china 9

Estos ojitos que se han de comer los gusanos algún lejanisísisimo día, vieron al menos en una ocasión a un parroquiano comprar una cosa de estas.

Mi corazón de buen cristiano me decía que lo que se alcanza a ver, eran trozos de carne de cerdo. Pero si se fijan bien en las “garras con dedos” que se alcanzan a apreciar en la parte superior derecha de la foto “Comida china 9”, coincidirán conmigo que eso no puede ser parte de un cerdo.

A menos que los chinos hayan conseguido mutar los cerdos de forma escandalosa.

Para todos aquellos a los que les gusta sentir la adrenalina correr de cabeza a pies a todo lo que da, les puedo proporcionar una copia HD de la foto, donde podrán apreciar detalles inenarrables de las piezas de marras.

Y con esto cierro el capítulo de la comida, ya que hasta yo mismo me quedé sin palabras nada más de recordar lo ya mostrado. ¡¡Guácala!!

Aun me falta hablarles de Taiwán, (isla que cuando íbamos a la escuela se llamaba Formosa) donde el tema de la comida también tiene sus vericuetos.

Y sobretodo y principalmente quiero hablarles de Beijing (ciudad que cuando íbamos a la escuela se llamaba Pekín),  de sus maravillas como la Ciudad Prohibida o la famosísima Muralla China y de cómo a pesar de ser una ciudad tan moderna como Shanghái, tiene un sabor totalmente diferente, más antiguo, más chinesco si se me permite la expresión, aunque no es fácil encontrar lo chinesco en esta ciudad tampoco.

Por lo pronto les mando un gran abrazo desde Beijing que está bajo cero desde que amanece hasta que la rotación terrestre nos deja sin luz faltando pocos minutos para las cinco de la tarde de cada día. ¡Que pinche frío!

Beijing, Nov 30, 2011.

Publicado por JC Christy

Pasajero de esta nave llamada mundo,... deseoso de escribir, de compartir ideas, reflexiones, y lecciones aprendidas... con el reto de hacerlas sencillas e interesantes, buscando motivar, divertir, enseñar, aprender.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: